Nace Red de Redes Laicales con Apoyo CEDM

Una preocupación común por el clericalismo, la marginación de la mujer y el olvido de los pobres, todo ello como consecuencia de los efectos una la iglesia donde mandan curas y obispos formados por Karadima, unió a los laicos y laicas en Chile y asumieron su diversidad como la gran riqueza.

Así, el sábado 14 de abril, en la sede del Centro Ecuménico Diego de Medellín en Santiago, medio centenar de laicos y laicas de distintos orígenes eclesiales y geográficos del país, se dieron cita para, juntos -en un gesto de verdadera comunión- dinamizar a toda la iglesia, luego que su jerarquía la ha puesto en grave crisis de unidad y subsistencia.

Fueron personas que representan a redes laicales, a redes de mujeres, a comunidades eclesiales de base, parroquias, comunidades ecuménicas, movimientos apostólicos en medios populares y profesionales, espiritualidades de congregaciones religiosas, centros de estudios y formación espiritual, expresiones del laicado en sectores medios de nuestra sociedad, profesores y profesoras de religión, pastoral mapuche, pastoral de la salud, organizaciones de derechos humanos ligados a iglesia, de organizaciones que trabajan con discapacitados, drogadictos y alcohólicos, laicos y laicas ligados directamente a movimientos populares y nuevas expresiones políticas, y hombres y mujeres del mundo académico de la teología.

Estas personas no sólo pertenecen a experiencias de base de la capital. Estuvieron representantes de las diócesis de Santiago, Talca, Chillán, Concepción, Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt. A última hora se integró un representante de Valparaíso.

Una de las tareas encomendadas a la coordinación elegida para desarrollar nacionalmente, es elaborar una carta al papa Francisco para contarle de esta unidad laical y manifestarle los temores y necesidades que se viven en relación a los cambios que debe realizar en la iglesia chilena.

Como es sabido por la opinión pública, a los posibles nueve cambios episcopales que se avecinan, se suma la preocupación laical por el impacto que tienen cerca de 40 sacerdotes, que son párrocos, que fueron formados por Karadima, y que su actuar atenta contra el verdadero seguimiento de Jesús. Se suma la formación general del clero que en muchas partes imponen un modo anticonciliar de la liturgia alejando aún más a la gente, según se afirmó en este encuentro.

Los representantes reunidos hoy, acordaron además un plan de trabajo para fortalecer el laicado en la iglesia y que contiene tres líneas: el desarrollo de la autonomía laica; la vivencia de la solidaridad especialmente con los más pobres, rescatando la enseñanza social de la Iglesia; y la creatividad para asumir nuevos lenguajes, nuevos temas y nuevos medios de comunicación.

Así, entre los ejes clave se halla la promoción de nuevos estilos festivos de celebración y no mortificantes y culposos que imponen los curas, la dimensión ecológica de relación con todo lo viviente en el entorno, y un nuevo rol de la mujer en la iglesia, pues -como se dijo- no es el papel de simple sacristana y beata, sino que de una persona en iguales condiciones que los varones, protagonistas del evangelio como María, y sujetas activas en la vida comunitaria, sacramental y litúrgica de la iglesia.

En esta línea todos los integrantes de esta nueva instancia laical estuvieron de acuerdo en constituirse en una red de redes, de modo de ser inclusivos y unitarios en sus propuestas, y de hacer carne el sueño de la descentralización. De hecho ya se generaron invitaciones para próximos encuentros laicales en regiones.

La nueva coordinación nacional de esta red de redes (en la foto) fue elegida democráticamente, y quedó conformada por Francisco de Ferari, Mirna Pino, Larry Gárate y Roberto Sánchez (Santiago); Gustavo Madrid (Talca); Mirena Romero (Chillán); Sonia Morales (Temuco); Juan Carlos Claret (Osorno); y Daniel Parra (Puerto Montt).

Además, se eligió un Equipo de Formación que deberá elaborar y difundir materiales de reflexión en la red. En esta instancia fueron elegidas Carolina del Río, Álvaro Ramis y Domingo Namuncura.

La reunión había sido autoconvocada mediante redes sociales desde enero pasado, solo unos días después que se fuera el papa de Chile, cuando un grupo de laicos y laicas católicos se reunieron para superar la depresión de aquel momento y aportar en un marco de unidad y servicio a la iglesia.

Aníbal Pastor N.
Periodista, laico participante.

Please follow and like us: