Diego de Medellín

Cuando el 5 de octubre de 1982 se fundó el Centro Ecuménico Diego de Medellín, sus directores y fundadores de ese momento, tales como el sacerdote católico Sergio Torres, el pastor metodista Dagoberto Ramírez y la teóloga laica, Inés Pérez Echeñique, entre otros y otras,  decidieron rescatar la figura de un religioso español quién destacó por ser un gran defensor de los mapuches en plena colonización.

Se trataba del fray Diego, aunque algunos documentos lo citan como Pedro, quien nació en Medellín, en la región ibérica de Extremadura. Entró a la vida religiosa en el convento franciscano de San Ildefonso de Badajoz, donde profesó sus votos solemnes. En América, sobresalió con sus cátedras de filosofía y teología en la Universidad San Marcos de Lima (Perú). En Lima mismo también fue provincial de la orden Franciscana a la que pertenecía.

Diego de Medellín, al ser enviado a Chile se transformó en el tercer obispo nombrado pero el primer obispo de Santiago en ser consagrado como tal, asumir su cargo, y ejercerlo durante 20 años. De sus dos antecesores, el primero no fue consagrado (solo nombrado) y el segundo nunca se supo si llegó o no. En cambio, Medellín (los españoles tomaban su apellido del lugar de origen), fue consagrado en La Imperial (entonces diócesis que después sería Concepción), en el sur de Chile, y gobernó la “diócesis” de Santiago efectivamente desde el año 1574 al 1592.

Aunque venía con los colonizadores, Medellín destacó por ser un leal defensor de los indígenas de nuestro territorio, razón por la cual exigió total respeto a las personas humanas. Así, y para favorecer la integración y diálogo, obligó a sus sacerdotes dependientes hablar perfectamente el mapudungun. Junto con ello, no calló para denunciar los abusos de los encomenderos y hasta les negó la confesión. También inició las obras del templo episcopal de Santiago, hoy denominado “Catedral Metropolitana de Santiago”, donde descansan sus restos y hay una placa recordatoria.

Cabe destacar que una de las fuentes de esta información es un estudio del historiador católico chileno, Marcial Sánchez, que con el título de “Fray Diego de Medellín, el organizador de la diócesis de Santiago” se hallaba publicado en página web del Arzobispado de Santiago de donde fue retirado.

 

 

 

LA INFORMACIÓN PROPORCIONADA POR WIKIPEDIA
con la fuentes fidedignas revisadas por la Real Academia de la Historia de España es la siguiente:

Diego de Medellín, O. F. M.
Título Obispo de Santiago de Chile
Ordenación episcopal: 18 de junio de 15741 por Gregorio XIII.
Nombre: Diego de Medellín, O. F. M.
Nacimiento: en 1496, Medellín, Reino de España
Fallecimiento: ¿Noviembre? de 1592​ o 1593 en Santiago, Capitanía General de Chile
Alma máter: Universidad de Sn. Marcos

Diego de Medellín, O. F. M. (Medellín, 1496-Santiago de Chile, 1592/93) fue un religioso español, que tuvo a su cargo la diócesis de Santiago de Chile desde 1574 hasta su muerte, siendo el real organizador de ésta.
Diego, aunque algunos documentos lo citan como Pedro,2​ nació en Medellín, en la región ibérica de Extremadura. Entró a la vida religiosa en el convento franciscano de San Ildefonso de Badajoz, donde profesó sus votos solemnes.
En 1561 llega al Virreinato del Perú, instalándose en el Convento de San Francisco de Jesús de Lima, donde fue guardián y custodio, para luego estar encargado de la Provincia de los Doce Apóstoles de Lima, en cargo de provincial.2​ Iniciando sus estudios doctorales en la Universidad de Sn. Marcos, donde luego dictará cátedras en filosofía y en teología.3​ También ocupó el cargo de Colegial en Colegio Real, siendo su primer doctor.2
Placa recordatoria a la memoria de los obispos González Marmolejo, Barrionuevo, Medellín, Salcedo, Zambano, Villalobos y Puebla González; ubicada en la Catedral Metropolitana de Santiago.
En 1574, a los 78 años de edad, es promovido a obispo de la diócesis de Santiago, carente de líder luego de la muerte del eclesiástico Fernando de Barrionuevo, tres años antes. Demoraría otros dos años en llegar a ocupar su cargo, siendo consagrado en La Imperial.
Conocido por su inocencia y modestia, además de su inteligencia y vida culta, realizó grandes cambios en la naciente diócesis, que requería de una profunda organización. Fundó 22 doctrinas, las cuales debían estar a cargo de sacerdotes con conocimiento del mapundungun.3​ Denunció el maltrato de los encomenderos, llegando a prohibir que se oyese a los encomenderos en confesión sin presentar un permiso previo de haber obrado bien con los indígenas. Esto no le impediría comenzar las obras de un templo episcopal en Santiago, además de la fundación de un convento de clarisas.
En 1582, se efectuó el Tercer Concilio de Lima, el cual, aunque fue imposibilitado de viajar debido a su edad,4​ se le dieron las pautas para la organización de su diócesis. En 1584, funda el Seminario Conciliar para la preparación de sacerdotes, funcionando en la misma manzana que ocupaba la catedral, bajo la dirección del presbítero Francisco de la Hoz. Su labor educativa fue más allá, redactando misivas al rey Felipe II de España, para un centro educacional para seglares. Convocó, a su vez, el I Sínodo de Santiago de Chile, sobre la situación del territorio en materia eclesiástica y moral.
En fama de santidad y prudencia, falleció en Santiago entre 1592 y 1593, siendo enterrado en una capilla hecha a encargo de él.2​ Tenía 94 años, 17 de los cuáles habían sido a cargo del obispado santiaguino.

Referencias
Jerarquía Católica: Obispo Diego de Medellín
ALCEDO, Antonio. Diccionario geográfico-histórico de las Indias Occidentales ó América. Madrid, Imprenta de Blas Roman, 1786 – 1789.
Fray Diego de Medellín, el organizador de la diócesis de Santiago (Marcial Sánchez) – Página del Arzobispado de Santiago
VARGAS UGARTE, Rubén. Santo Toribio: Segundo Arzobispo de Lima.

Predecesor: Fernando de Barrionuevo, O. F. M.
Sucesor: Pedro de Azuaga, O. F. M.

 

Lo mismo que lo anterior, tomado del original y grabado en formato PDF, ver aquí